martes, 9 de julio de 2013

Christopher Morley: La librería encantada. Por Javier Sánchez

Morley, Christopher: La librería encantada. Periférica, Cáceres, 2013 (original de 1919). Colección "Largo recorrido" 43. 312 páginas. Traducción de Juan Sebastián Cárdenas. Comentario realizado por Javier Sánchez.

"No soy un negociante, sino un especialista en ajustar cada libro a una necesidad humana. Un libro que para mí es bueno a usted podría parecerle una porquería. MI gran placer es prescribir libros para todos los pacientes que vengan hasta aquí deseosos de contarme sus síntomas. Algunas personas han permitido que sus facultades lectoras hayan decaído tanto que lo único que puedo hacer es colgarles un letrero que diga Post Mortem. Aun así, muchos tienen todavía la posibilidad de recibir tratamiento. No hay nadie más agradecido que un hombre a quien le has recomendado el libro que su alma necesitaba sin saberlo" (pág. 19).

Así es la vida. Y ocurre en todos los órdenes. Por eso os quiero recomendar hoy este libro. Porque me parece bueno y, además, porque puede tener efectos secundarios realmente interesantes en las personas que se animen a leerlo.

Christopher Morley, tras el éxito que tuvo con La librería ambulante (ver reseña aquí), se animó dos años después a escribir una continuación sobre Helen y Roger en la que se les ve tan unidos como siempre, pero ya establecidos en Brooklyn (viendo así cumplido su sueño Roger). Habiendo dejado ya la época en la que recorrían Estados Unidos con su Parnaso, ambos regentan una librería llamada Parnaso en casa, dedicados a la compra venta de libros de segunda mano. En la entrada, un cartel dice lo siguiente:

ESTA LIBRERÍA ESTÁ ENCANTADA
por los espectros de tanta gran literatura
como hay en cada metro de estantería.
No vendemos baratijas, aquí somos sinceros.
Amantes de los libros: seréis bienvenidos
y ningún dependiente os hablará al oído.
¡Fumad cuanto queráis, pero usad el cenicero!
Busque, amigo, busque cuanto guste,
pues bien claros están los precios.
Y si quiere preguntar algo, hallará al dueño donde
el humo del tabaco se torne más espeso.
Compramos libros en efectivo.
Tenemos eso que usted busca,
aunque usted no sepa aún cuánto lo necesita.

La malnutrición del órgano lector es una enfermedad seria.
Permítanos prescribirle un remedio.

Os prometo que si alguna vez monto una librería, pongo este cartel. En fin...

El autor, Christopher Morley
Todo transcurre en armonía. Por la librería van pasando personajes, como Aubrey Gilbert, que quiere ofrecerles una campaña publicitaria para que el negocio vaya mejor; se celebra una tertulia de libreros llamada "El Club de la Mazorca", en la que los libreros discuten sobre el papel social que tienen, sobre su futuro, etc. En definitiva, parece que todo es encantador y maravilloso. En un momento determinado, uno de sus amigos de la tertulia, el señor Chapman, un magnate de los negocios amante de los libros, propone a Roger que contrate a su hija Titania, una joven que, a juicio de su padre, necesita conocer lo que es la vida y, de paso, le gustaría fomentar en ella el gusto por la lectura. Roger y Helen acceden. Hasta aquí todo normal. 
Pero, poco a poco, y en un contexto de I Guerra Mundial, van ocurriendo sucesos extraños. Desaparece un libro de las estanterías y aparece en una farmacia, que regenta un alemán. Todo es confuso. Todo parece indicar que hay un complot para secuestrar a Titania, la joven rica, y que están utilizando la librería para organizarlo todo. La novela dará un viraje hacia la política y el espionaje, máxime cuando los protagonistas descubren que el objetivo no es Titania, sino atentar contra los intereses estratégicos de Estados Unidos. Hasta aquí os cuento el argumento.

Así pues, novela muy recomendable en la que se retrata perfectamente la vida en Brooklin de un matrimonio enamorado de los libros (las reflexiones que se hacen en las tertulias, o las que hace el propio Roger al hilo de su trabajo son memorables) en un contexto de auténtica convulsión mundial. Te enganchará.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...