lunes, 13 de abril de 2015

Albert Espinosa: El mundo amarillo. Por Jesús Ángel Rodríguez Arroyo

Espinosa, Albert: El mundo amarillo. Si crees en los sueños, ellos se crearán. Grijalbo, Barcelona, 2008. 176 páginas. Comentario realizado por Jesús Ángel Rodríguez Arroyo.


Dice el creador de este blog que cada libro tiene su lector y su momento. A mí me ha llegado a través de Cristina, la consorte del bloguero. Ella perdió a su padre hace poco más de un año y llevaba tiempo con la intención de prestarme el libro y por circunstancias, aunque había pasado por su casa, no me lo había prestado. Me lo dio tres días antes de que muriera mi madre y comencé a leerlo en la habitación del hospital donde ella estaba viviendo sus últimos momentos. Así que todo lo que he leído está muy mediatizado por estos momentos tan tristes para mí. Te puedo decir que me ha hecho reír, me ha hecho pensar. He tomado un montón de notas (siempre lo hago con los libros que me gustan). Además, está muy bien escrito.

Me ha gustado leer este libro y hacerlo en estos momentos. No os imagináis la cantidad de veces que he oído en los últimos años la palabra “ánimo”, debería estar prohibida. No necesito que me recuerden que me anime, lo que necesito es que me inviten a tomar una cerveza. Cuando contemplamos un espectáculo deportivo, no les decimos a los deportistas que tengan ánimo, les animamos coreando eslóganes, diciendo barbaridades, edulcorando la triste realidad. Así que, si tienes alguien cerca que lo está pasando mal, piensa dos veces antes de decir esa maldita palabra.

Al volver al trabajo después de perder a mi madre una compañera me dijo una palabra que sí me gustó mucho. Asumirlo. Eso es lo que tengo que hacer, no que me anime (y más cuando vivo solo).

Esta reseña contiene bastantes literales del libro, espero no haberlo estropeado.

Albert Espinosa

Escritor, director, actor y guionista. Ha participado en las películas de Planta 4ª, Tu vida en 65’, Va a ser que nadie es perfecto, No me pidas que te bese porque te besaré. Suya es la idea original de la serie Pulseras rojas (que se basa en el libro que ahora reseño y en su vida). También tiene producción teatral como Los pelones. Y los libros: El mundo amarillo, Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tú y yo y Si tú me dices ven, lo dejo todo… pero dime ven y hace unos días ha publicado El mundo azul. Ama tu caos.

Enfermó de cáncer a los 14 años y hasta los 24 estuvo luchando contra él, hasta que se curó. Por el camino se dejó la pierna izquierda, un pulmón y un trozo de hígado. Como dijo Facundo Cabral en No estás deprimido, estás aburrido: «Y si tienes cáncer o SIDA, pueden pasar dos cosas y las dos son buenas: si te gana, te libera del cuerpo que es tan molesto (tengo hambre, tengo frío, tengo sueño, tengo ganas, tengo razón, tengo dudas)...y si le ganas, serás más humilde, más agradecido... por lo tanto, fácilmente feliz, libre del tremendo peso de la culpa, la responsabilidad y la vanidad, dispuesto a vivir cada instante profundamente, como debe ser.»

La inspiración al libro, según el propio autor, es el poema “Autobiografía” de Gabriel Celaya, con el que comparte que es ingeniero industrial y escritor. Es un poema compuesto por prohibiciones, que crean una vida. Prohibiciones que marcaron su vida. Divide el libro en las mismas partes en las que divide el poema: “Para empezar”, “Para seguir”, “Para vivir” y “Morir”.

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos en la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
Y descansar: morir.

Albert Espinosa
El libro tiene un por qué. No es un libro sobre cómo superar el cáncer o cómo sobrevivir a él. No hay claves para vencer al cáncer. Tan sólo debes escuchar tu fuerza, crear tu lucha y dejarte guiar. Este libro es sobre lo que le enseñó el cáncer y cómo se puede aplicar a la vida diaria. No es un libro de autoayuda (en los que no cree). Es para hablar de los «amarillos», del concepto amarillo. Más adelante dice que el subtítulo podría ser “Cómo sobrevivir a la vida a través del cáncer”. Hay que hacer pactos con la vida, por eso cada vez que moría uno de sus compañeros de hospital, se repartían su vida, así que el autor tiene 3,7 vidas más.

El mundo amarillo es el nombre que le da Albert Espinosa a una forma de vivir, de ver la vida. El subtítulo del libro es una máxima del autor. Creer y crear son dos palabras muy parecidas, que están muy cerca, tanto que una te llevará a la otra.

La primera parte, “Para Empezar…” es una introducción.

La segunda parte, “Para Seguir…”, son 23 puntos. Cada punto es un descubrimiento. Lleva por título alguna de las frases que escuchó durante su enfermedad. Las hay serias, de broma y escatológicas.

Lo curioso que tienen estos descubrimientos es que los que hemos hecho Ejercicios Espirituales nos damos cuenta de lo afortunados que somos. No hemos tenido que pasar por una enfermedad para descubrir algunas cosas que son buenas para nuestra vida. 
- Las pérdidas son positivas: esto es, trabaja la indiferencia.
- Las energías que aparecen a los treinta minutos son las que solucionan el problema: en tiempo de desolación no conviene hacer mudanza.
- Cuando estás enfermo llevan un control de tu vida, un historial médico. Cuando estás viviendo, deberías tener otro. Un historial vital: esto es, anota el fruto de tu revisión diaria.
- Hiberna veinte minutos: esto es, la revisión o examen diario.
- Busca a tus compañeros de habitación de hospital fuera de él: esto es, compañeros de camino.

La tercera parte, “Para Vivir…”, te habla de quién son los amarillos y cómo encontrarlos. Es un concepto nuevo, pero es algo que todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida. En este punto seguro que te pararás en más de una ocasión para pensar en quién ha sido amarillo para ti, dónde te lo encontraste, cuándo fue. También pensarás si has sido amarillo para otros (aunque a veces no seamos conscientes de ser amarillos para otros) y en las oportunidades pasadas sin haber sido el amarillo de alguien.

La última parte, “Y descansar…”, nos cuenta el fin amarillo. Habla de cómo perder el miedo a la muerte. Pero no busques recetas. En la vida nunca hay recetas, no sirve lo de “toma un limón en ayunas y tendrás una vida larga”. Todos sabemos que a unos les funciona pero a la gran mayoría no.

Si cuando llegues al final tienes ganas de más, te recomiendo que veas la película No me pidas que te bese porque te besaré, que dirigió, escribió y en la que actuó Albert Espinosa. Te encontrarás algunas situaciones que vienen en el libro y lo harán de manera práctica y divertida.

Gracias, Cristina, por haberme prestado el libro.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...