miércoles, 6 de abril de 2016

Marie-Hélène Mathieu y Jean Vanier: Nunca más solos. Por Javier Sánchez

Mathieu, Marie-Hélène y Vanier, Jean: Nunca más solos. La aventura de Fe y Luz. PS, Madrid, 2016. 283 páginas. Traducción de Fernando Vázquez Maure, Miguel Reyes y Chantal Tresca. Comentario realizado por Javier Sánchez.

Parte de lo que soy se lo debo a ellos. Seguro que no sería el mismo de no haberlos conocido. No en vano la primera reseña que hice en este blog (cuando lo inicié hace cuatro años) fue dedicada a Jean Vanier y al Arca (ver aquí). Por extensión, también a Fe y Luz. Con esta red de comunidades he compartido momentos de verdadero encuentro, de apertura al otro y al absolutamente Otro.

Después del periplo en la traducción de parte de la obra de Jean Vanier en PPC, y de los libros aparecidos en Sal Terrae (traducidos por otros), parece que es posible relanzar otras obras al público en castellano que van en la misma dirección. La editorial PS (Perpetuo Socorro) se ha embarcado en la aventura de publicar las obras de Vanier que no están traducidas al castellano (hasta donde se pueda) y de revisar las ya traducidas. Todo dependerá (como era esperable) de cómo se vayan vendiendo los libros que irán apareciendo. Ya de entrada os digo que procuréis comprar este, pues además de enriqueceros personalmente con su lectura, daréis la posibilidad de que el enriquecimiento sea mayor con el resto de libros. Confío en que así será.

Bien, este libro es el primero, espero que del resto. Los traductores, todos ellos implicados con Fe y Luz desde hace años, presentaron a PS la traducción y el interés de publicarla. La editorial accedió. Las cuestiones legales que surgieron se solventaron sin dificultad, y salió hace apenas dos semanas (el 21 de marzo, lunes santo). Todavía está calentito, recién salido del horno.

El libro se titula Nunca más solos. Con él se hace referencia a la vocación profunda de Fe y Luz. Ciertamente, en los años sesenta (cuando surge el Arca), la sociedad no estaba preparada para acoger a las personas con discapacidad intelectual. Muchas de ellas permanecían en sus casas ocultas, aisladas. No salían a la calle más que si era estrictamente necesario. ¡Eran una vergüenza para la familia! Se entendía como una maldición. ¿Qué hemos hecho para merecer esto? Dios mío, ¿por qué a nosotros? Preguntas, obviamente, sin respuestas. Y esto ocurría en España, por supuesto, pero también en el país de la libertad, la igualdad y la fraternidad. ¡Qué ironía! El hecho es que, en 1967, el matrimonio formado por Gérard y Camille Proffit, que tenían dos hijos con discapacidad profunda, decidieron ir de peregrinación a Lourdes. Y no encontraron dónde alojarse. ¿Qué va a pensar el resto de los clientes, de los huéspedes...? Todo está completo... En fin...

Jean Vanier, que había fundado el Arca en 1964, recibió un día la visita de Marie-Hélène Mathieu (coautora de este libro que estamos presentando). Marie-Hélène era la secretaria general de la OCH (Oficina Cristiana para la Discapacidad). Como consecuencia de ese encuentro, en el que pudieron percibir una clara afinidad entre ambos, tiempo después, surgió la idea de ir de peregrinación a Lourdes. Así, después de tres años de preparación, la peregrinación se realizó el 9 de abril de 1971. Fueron unos doce mil, entre las personas con discapacidad, sus padres y amigos, llegados de catorce países. Muchos jóvenes vivieron un momento importante de presencia, de encuentro y de compromiso con las personas con discapacidad, lo cual hizo que también tuvieran una gran experiencia de alegría y de encuentro con Dios. Este fue el comienzo de un gran movimiento comunitario, extendido hoy por más de ochenta países en el mundo, llamado Fe y Luz.

Nunca más solos es la historia de Fe y Luz. Nada más y nada menos. Dividido en 11 capítulos, y siguiendo un orden cronológico, sus páginas van mostrando las distintas etapas por las que ha pasado esta red de comunidades hasta el momento presente: las premisas, el tiempo de las decisiones, una inmensa obra, el tiempo de los primeros frutos, la crisis, cuidar la unidad y volver a las fuentes, etc. Antes, en el prólogo, titulado «Llamados a la alegría», Jean Vanier nos centra en lo que es Fe y Luz, en su espiritualidad, en su vocación esencial a ser una red de comunidades profundamente humana enraizada en el Evangelio pero, al mismo tiempo, llamada a vivir en comunión con las demás religiones (su dimensión ecuménica es fundamental). El libro termina con unos anexos muy prácticos para todo aquel que quiera acercarse a conocer Fe y Luz: direcciones, teléfonos, correos electrónicos, sitios de internet, etc. En fin, una maravilla.

No quisiera terminar esta presentación de la historia de Fe y Luz sin transcribir su oración (pág. 277). Con ello quiero dar de nuevo las gracias a Dios por haberlas conocido, tanto a Fe y Luz como al Arca. Gracias, de corazón. Hasta la próxima.


Oración de Fe y Luz

Jesús, tú has venido a nuestra tierra
para revelarnos a tu Padre, nuestro Padre,
y para enseñar a que nos amemos los unos a los otros.

Envíanos el Espíritu Santo que nos has prometido.

Qué él haga de nosotros,
en este mundo de guerra y división,
instrumentos de paz y de unidad.

Jesús, tú nos has llamado a seguirte
en una comunidad de Fe y Luz.

Queremos decirte "sí".

Queremos vivir una alianza de amor
en esta gran familia que nos has dado,
para compartir nuestros sufrimientos y dificultades,
nuestras alegrías y nuestra esperanza.

Enséñanos a aceptar nuestras heridas y nuestra debilidad,
para que en ellas se despliegue tu poder.

Enséñanos a descubrir tu rostro y tu presencia
en todos nuestros hermanos y hermanas,
especialmente en los más débiles.

Enséñanos a seguirte por el camino del Evangelio.

Jesús, ven a vivir en nosotros y en nuestras comunidades
como viviste en María.

Ella fue la primera en acogerte dentro de sí.

Ayúdanos a permanecer siempre de pie, con ella, al pie de la cruz,
junto a los crucificados del mundo.

Ayúdanos a vivir tu resurrección.

Amén.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...