domingo, 25 de marzo de 2012

James Martin: Tiene gracia. Por Blanca Arregui

Martin, James: Tiene gracia… La alegría, el humor y la risa en la vida espiritual. Sal Terrae, Madrid, 2011. Colección El Pozo de Siquem 232. 296 páginas. Traducción de Milagros Amado Mier. Comentario realizado por Blanca Arregui.

Mis felicitaciones a Javier Sánchez por crear este blog y mi agradecimiento por permitirme colaborar en el mismo. Por gustos, así como por trayectoria vital y profesional, mis comentarios serán sobre libros de espiritualidad ignaciana y jesuítica. Comienzo por el libro Tiene gracia… La alegría, el humor y la risa en la vida espiritual, del jesuita norteamericano James Martin. 
Cuando leí las primeras reseñas de este libro, y viendo la portada, pensé que sería un libro forzado, síntesis de la risoterapia con la espiritualidad y, tengo que confesarlo, lo taché de mi lista mental de próximas compras. Sin embargo, una vez que lo tuve en mis manos en la librería y me pude enfrentar al índice, cambié de opinión. Lo compré pensando en un sacerdote jesuita amigo que tiene un sentido del humor excepcional pero, antes de regalárselo, me absorbió y lo devoré en dos días.
¿Qué aporta este libro? Una visión del cristianismo como fuente de una alegría y un gozo profundos. Hasta los que somos cristianos y vivimos nuestra fe en comunidad (seglar o religiosa) tenemos abundantes imágenes en la memoria de religiosos amargados y antipáticos, o cuanto menos serios, de celebraciones eucarísticas que tienen poco de celebración y mucho de tristeza, de rezos tan sobrios que nos aburren… Por eso, una ayuda para releer el evangelio y nuestra forma de vivir en cristiano, como la que nos ofrece el P. Martin, es una bendición.
He de reconocer que me suelen gustar los libros de los jesuitas norteamericanos porque son libros escritos con frescura y alegría, a la vez que con profundidad espiritual. Libros en los que aparecen sus vivencias personales redactadas en primera persona con sencillez y sinceridad (cosa difícil de encontrar en un libro escrito por un jesuita europeo), y, precisamente por ello, nos ayudan a adquirir pistas para crecer en nuestra vida espiritual.

En el caso de James Martin (Pennsylvania 1960), este editor de la revista católica America Magazine, que trabajó en el Departamento Financiero de la General Electric antes de  incorporarse a la Compañía de Jesús, y vivió dos años en Nairobi, trabajando en el Servicio Jesuita Refugiados, lo dicho es especialmente cierto. Se trata de un libro plagado de anécdotas personales así como de chistes y, simultáneamente, de mensajes que nos invitan a redescubrir el papel del gozo y la alegría en nuestra vida espiritual.

Escribo estas líneas sin tener acceso al libro, entregado ya a mi amigo, pero recuerdo cómo el P. Martin comenta la alegría y la frescura de muchos de los santos de la Iglesia católica, incluso de san Ignacio que, para aquellos que no saben mucho de su historia, siempre ha tenido imagen de santo serio. 
A mí me ha hecho pensar, quizás porque no me había percatado nunca, cómo la iconografía y la imaginería nos muestran a santos, a vírgenes y a jesucristos serios, salvo excepciones. En seguida vino a mi mente el Jesús sonriente de Javier, Navarra, y me he dicho a mí misma que se lo enviaré a través de facebook.
También nos muestra el papel del humor para aceptar lo que la vida nos depara y no nos gusta tanto: desde los malos jefes laborales hasta la frustración de nuestros deseos pasando por nuestra dificultad para cambiar y corregir nuestros errores o hábitos dañinos. En este último sentido, rompe varias lanzas a favor del acompañamiento espiritual que comparto efusivamente.
James Martin, sj
Por supuesto, entrando en un nivel de mayor profundidad, James habla en su libro asimismo de la consolación espiritual y de la importancia que san Ignacio concede, en la cuarta semana de Ejercicios, a experimentar el gozo de la resurrección con Cristo Resucitado, demostrando la importancia que alegría y gozos profundos tienen en la espiritualidad ignaciana.
En ese mismo sentido, quisiera señalar que uno de los hilos conductores del libro es que la alegría y el gozo son dones recibidos de Dios. De ahí viene el juego de palabras del título en español con Tiene gracia, en sentido de gracioso pero también de agraciados. El título en inglés no lo habríamos entendido bien seguramente: Between Heaven and Myrth. Why Joy, Humour and Laughter Are at the Heart of the Spiritual Life. Sin embargo, es una pena que se haya perdido en la traducción “en el corazón de” la vida espiritual, porque otro de los hilos conductores es la convicción, experimentada por James, de que Dios es un bromista. Puede llamar la atención pero, después de leer el libro, os puedo decir que he sido capaz de reconocer en mi vida las bromas de Dios que, efectivamente, han sido muchas y hasta pintorescas, y me ha conducido a alabar a Dios por ellas.
No puedo dejar de animarte a leer el libro, pero te pido que lo hagas sin prejuicios, pues considero que son muchos los que tenemos al hablar de alegría y espiritualidad.
En 2011, James Martin publicó Más en las obras que en las palabras, en la misma colección de Sal Terrae. Cuando me lo lea, os cuento…


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...