lunes, 15 de diciembre de 2014

Kyung-sook Shin: Por favor cuida de mamá. Por Javier Sánchez

Shin, Kyung-sook: Por favor, cuida de mamá. Grijalbo, Barcelona, 2011 (edición original de 2008). 237 páginas. Traducción de Aurora Echevarría Pérez. Comentario realizado por Javier Sánchez.


Germán me recomendó y prestó este libro. No sé si es por el propio contenido de la obra, o por mi situación personal de impotencia ante el cáncer que está tumbando a mi madre, el hecho es que me ha encantado. Sí, es una novela buenísima que recomiendo a todos.

Kyung-sook Shin, la autora, nos da la clave para entender su obra: "Damos por descontado que nuestras madres están a nuestro lado para ayudarnos de forma incondicional y que siempre estarán ahí. Pensamos que han nacido para ser madres. Pero antes fueron niñas y mujeres como lo somos nosotras ahora. Con este libro quería dar voz a todas esas mujeres".

Efectivamente, este libro es un homenaje a todas las madres (de hecho, se publicó en España en abril de 2011, supongo que para convertirlo en el perfecto regalo del día de la madre de ese año, que es siempre el primer domingo de mayo). Sí, a todas. Y lo ha conseguido con verdadera maestría.

Pero, ¿quién es la autora? Kyung-sook Shin (de la cual desconocía su existencia hasta la lectura de este libro) nació en Jeongeup (Corea del Sur). Siendo adolescente, se trasladó a Seúl, donde estudió escritura creativa. A los veintidós años publicó su primer relato y no ha parado de escribir desde entonces. A lo largo de su carrera, ha recibido numerosos premios, entre ellos el Young Artist of Today (1993), el Hyundae Literary Award (1994), el Manhae Literary Award (1995), el Dong-in Literature Prize (1997), el Yi Sang Literary Prize (2001) y el Prix de l'Inaperçu (2006). Probablemente Por favor, cuida de mamá es la novela que más se ha vendido en Corea en los últimos tiempos (un millón y medio de ejemplares en diez meses).

La novela tiene como protagonista a Park So-nyo, una mujer de 69 años que se ha perdido en la estación central de Seúl cuando iba a visitar a sus hijos a la ciudad. Un instante de distracción de su marido y la gran aglomeración allí reunida fueron suficientes para que la pareja se separara y fuera incapaz de volver a encontrarse. A partir de ese momento, comienza una búsqueda desesperada por parte de todos los miembros de la familia (el marido y sus dos hijos), lo cual se convierte también en una indagación en los recuerdos familiares. A través de las diferentes voces de su marido y sus hijos (chico y chica), que desvelan culpas y temores, se dibuja el retrato de una mujer humilde, campesina abnegada, cuyos sacrificios han quedado siempre en segundo término y que ahora, en su ausencia, revelan su gran dimensión humana. No cuento más del argumento, que no quiero estropearte la lectura.


Kyung-sook Shin
Sí quiero destacar la profundidad de los pensamientos tanto de los hijos como del marido. Es increíble cómo, a partir de la pérdida de la madre o de la mujer, aprenden a valorarla en su justa medida: esfuerzos, sacrificios, desvelos, etc. Cuando no la tienen es cuando se dan cuenta de lo que han perdido. Cada uno mira al pasado desde su perspectiva, desde su experiencia, desde lo que la memoria les permite evocar (conversaciones, anécdotas, encuentros, desencuentros, etc.). Pero todos, incluido el marido, se ven abocados a enfrentarse a una realidad que les sobrepasa: la ausencia de una persona fundamental en sus vidas, cuya presencia les ha marcado indeleblemente, pero que no han sabido corresponder ni estar a la altura cuando pudieron hacerlo. Ahora ya es tarde.

En fin, como dije al principio de este comentario, no sé si es mi momento vital o que la novela realmente es extraordinaria (o las dos cosas), pero creo que su lectura es muy recomendable. Al final te surgen determinadas cuestiones: ¿he sabido y sé valorar a las personas que me rodean? ¿He sido o soy ingrato con los que más me quieren? ¿Tendré que esperar a que ya no estén para darme cuenta de lo importantes que son y de todo lo que han hecho o hacen por mí?

Este libro es un homenaje a todas las madres. Se lo merecen. No encuentro palabras suficientes que hagan justicia a todo lo que han hecho y hacen por sus hijos, por nosotros. Así que ahí va. Por ellas. Por las madres. Gracias por todo lo que significáis para nosotros. Sois las mejores. Hasta la próxima.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...