viernes, 28 de abril de 2017

Dolores Redondo: Todo esto te daré. Por Jesús Ángel Rodríguez Arroyo

Redondo, Dolores: Todo esto te daré. Planeta, Barcelona, 2016. 624 páginas. Comentario realizado por Jesús Ángel Rodríguez Arroyo.

Cuando la estés leyendo te enganchará y te costará empezar otra cuando acabes esta. Te va a dejar saciado y encantado. Novela negra en estado puro.

Es una delicia cuando te encuentras con una novela negra que está bien escrita. Después del éxito de la trilogía del Baztán (El Guardián Invisible, Legado en los Huesos, Ofrenda en la Tormenta) es normal que se generen dudas sobre la siguiente novela. Había tenido toda la vida para escribir la primera novela -entendiendo las tres anteriores como una única novela dividida en tres episodios-. El Premio Planeta es sinónimo de novela para gran público, una buena historia. En Todo esto te daré encontramos, además, una novela que a mí me ha parecido que está bien escrita. Es una novela honesta, vas descubriendo las cosas a la vez que los protagonistas e incluso puedes intuir cosas que todavía no han descubierto los personajes. No hace trampas (como hace tiempo critiqué en este blog sobre una novela de Lorenzo Silva).

La historia arranca cuando la Guardia Civil le comunica a un escritor de éxito que su marido ha fallecido en un accidente de tráfico. Cuando llega a la Ribeira Sacra (entre Lugo y Orense) descubre que es marqués y un rico terrateniente. No conocía a su familia política porque su marido decía que no tenía trato con ella. Sospecha que la muerte no ha sido accidental pero muchos quieren echar tierra encima y olvidarlo todo.

jueves, 27 de abril de 2017

Rafael Díaz-Salazar: Educación y cambio ecosocial. Por Irene Ortega

Díaz-Salazar, Rafael: Educación y cambio ecosocial. Del yo interior al activismo ciudadano. PPC, Madrid, 2016. 280 páginas. Comentario realizado por Irene Ortega.

Rafael Díaz-Salazar, profesor de Sociología y Relaciones Internacionales en la Universidad Complutense de Madrid, se adentra en esta reflexión desde unas coordenadas vitales que le permiten darle un enfoque integral a la misma: como educador (docente universitario y padre), como activista sociopolítico internacionalista y global; y como persona creyente, de espiritualidad cultivada. Esto constituye uno de los aportes más relevantes de la presente obra. Además, la revisión de abundante literatura y de la praxis educativa documentada, permiten al autor contestar a dos preguntas: ¿cómo llega una persona a desarrollar un proyecto de vida comprometido con la ecología y con la justicia social? Y, ¿qué tipo de educación puede facilitarlo?

La respuesta a la primera cuestión se apunta en el subtítulo: el cultivo de la interioridad es la piedra angular en la formación de personas capaces de dar un sentido a sus vidas más allá de la limitada propuesta del consumo alienante y deshumanizador. Díaz-Salazar defiende una aproximación a la interioridad, a la espiritualidad y a la trascendencia a partir del diálogo entre corrientes sapienciales diversas, ya sean agnósticas, ateas o teístas, e ilustra el recorrido desde el interior hacia la conversión ecológica y el compromiso social a través del Sermón del Monte (cf. Mt 5), presentándolo como camino válido tanto para creyentes como para no creyentes.

miércoles, 26 de abril de 2017

Teófanes el Recluso: Qué es la vida espiritual. Por Jorge Raúl Lasso Barrionuevo

Teófanes el Recluso: Qué es la vida espiritual y cómo perseverar en ella.  Sígueme, Salamanca, 2016. 320 páginas. Traducción de M. J. Sedano y J. M.ª Vegas. Comentario realizado por Jorge Raúl Lasso Barrionuevo (Máster Ignatiana Universidad Pontificia Comillas Madrid).

Los jóvenes de nuestra sociedad contemporánea sueñan con lanzarse a la aventura, con realizar actividades extremas y excitantes. A toda costa anhelan alcanzar la felicidad y creen tener todos los medios para hacerlo: cuentan con medios que los mantienen comunicados con todo el mundo, posibilidades de viajar de un continente a otro en cortos periodos de tiempo, facilidades para hacer préstamos económicos y conseguir el dinero necesario para pagar sus gatos, etc. Pero ¿son verdaderamente felices? La pregunta por cómo alcanzar la felicidad es la que está detrás de las ochenta cartas que Teófanes el Recluso escribe a una joven moscovita hace dos siglos, pero que tienen una gran frescura y actualidad para los hombres y mujeres de hoy, que parecen estar invadidos por la tristeza y la melancolía. En estas cartas el místico ruso le dice a la joven destinataria cuál es la razón de la infelicidad de la sociedad, y le muestra los caminos que debe recorrer para alcanzar la felicidad verdadera.

En el primer libro de las Confesiones san Agustín exclama: “¡Nos has hecho para ti Señor y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti!”. Pues bien, no descansar en Dios es la causa de la tristeza e infelicidad de muchos. El hombre, en la antropología de Teófanes el Recluso y de los Padres Orientales, es cuerpo, alma y espíritu. Este último «es aquella fuerza que Dios insufló en la faz del hombre cuando completó la creación», y «en cuanto fuerza procedente de Dios, el espíritu conoce a Dios, busca a Dios, y encuentra descanso solo en Dios» (p. 46). Pero a causa de la caída de los primeros padres, su naturaleza humana fue golpeada, lo que permitió que el alma y el cuerpo lo gobiernen, no el espíritu. Es por ello que la vida de los selfies, de los viajes de placer, de las tarjetas de crédito «no alimenta la totalidad del ser natural del hombre ni satisface el conjunto de sus necesidades. La parte insatisfecha, al seguir hambrienta, reclama el alimento que colme su hambre y su sed, y empuja al ser humano tras él» (p. 27).

martes, 25 de abril de 2017

Juan Eduardo Cirlot: Nebiros. Por Fátima Uríbarri

Cirlot, Juan Eduardo: Nebiros. Siruela, Madrid, 2016. 186 páginas. Comentario realizado por Fátima Uríbarri (Periodista E-mail: fauribarri@gmail.com).

Un paseo nocturno desasosegante

A Juan Eduardo Cirlot lo llamaron raro. Fue un erudito de hambre insaciable: músico, poeta, crítico de arte... ¿Fue raro? Se puede decir que sí porque militó en las vanguardias, le fascinó la música dodecafónica, incluso creó, como señala la también poeta Clara Janés, “una particular escritura experimental, una notoria expresión fonética y fonovisual y culminó sus empeños con la poesía permutatoria”.

Como poeta ha sido rompedor y prestigioso, es autor del ciclo Bronwyn, de En la llama... Como experto en arte es autor de un imprescindible Diccionario de símbolos. ¿Y como novelista? Hemos sabido hace bien poco que lo fue. Nebiros es su única novela. Se ha descubierto el manuscrito de esta obra inédita en una feliz coincidencia con el centenario de su nacimiento. Su hija Victoria, eminente medievalista y una de las responsables de la publicación de Nebiros, cuenta que encontró el manuscrito regado de tachaduras y líneas rojas en un armario de casa de sus padres años después de la muerte de Cirlot, fallecido en 1973. Victoria se quedó perpleja: no sabía que su padre había escrito una novela y además Cirlot había destruido todos sus manuscritos anteriores a 1958. Nebiros se ha podido recuperar también porque había una copia en los archivos de la censura, autora de las líneas rojas que llamaron la atención de Victoria Cirlot.

lunes, 24 de abril de 2017

Antonio López Baeza: Carlos de Foucauld. Por Carlos Gómez-Vírseda Martínez

López Baeza, Antonio: Carlos de Foucauld. La fragancia del Evangelio. PPC, Madrid, 2016. 243 páginas. Comentario realizado por Carlos Gómez-Virseda Martínez.

Esta obra de lectura espiritual está escrita con motivo del 100º aniversario de la muerte del bienaventurado Carlos de Foucauld. Desde la primera línea, confiesa el autor la dificultad de escribir algo nuevo sobre el “hermano universal”, uno de los grandes maestros que sin duda ha marcado la espiritualidad del último siglo. Con todo, el libro consigue acercar la figura del místico misionero, que aun muriendo solo y sin compañeros, logró inspirar a muchos tras él, dando fruto como el grano de trigo que muere en la tierra.

Antonio López Baeza, desde la atalaya de su dilatada experiencia, realiza una lectura personal de “su” Carlos de Foucauld (ese es el nombre del programático primer capítulo). Se presentan textos del propio Foucauld, apuntes biográficos del soldado francés convertido en misionero, extractos de sus cartas más personales e íntimas, notas espirituales de sus diarios y retiros. Todo ello, entretejido con la propia experiencia del autor: su profunda espiritualidad deudora de los grandes místicos españoles; la sensibilidad social de quien se ha dedicado pastoralmente al mundo obrero; la preocupación postconciliar en temas sobre el futuro de la Iglesia y el diálogo con el mundo; su visión esperanzada por el talante inspirador del papa Francisco, etc.

El título expresa bien el poso que deja la lectura pausada de este libro espiritual. Una fragancia a Evangelio, en el que lo humano no se opone a lo divino, mas al contrario, lo propio divino es hacernos justamente más humanos. Este proceso se presenta al estilo de Jesús, mediante el abajamiento humilde, el servicio a los últimos, el diálogo respetuoso y la oración silenciosa ante el Absoluto. Estas claves van siendo desgranadas hondamente a lo largo de los 13 capítulos del libro, reavivando el don del hermano Foucauld en la conmemoración de su muerte.

viernes, 21 de abril de 2017

Alexis de Tocqueville: Recuerdos de la Revolución de 1848. Por Alfredo Verdoy

Tocqueville, Alexis de: Recuerdos de la Revolución de 1848. Trotta, Madrid, 2016. 271 páginas. Traducción de Marcial Suárez. Comentario realizado por Alfredo Verdoy (Profesor de Historia de la Iglesia, Universidad Pontificia Comillas de Madrid).

Alexis de Tocqueville (1805-1859) sigue estando de actualidad entre nosotros. Trotta en su colección Clásicos de la Cultura acaba de publicar la segunda edición, la primera en 1994, de los Recuerdos de la Revolución de 1848 del abogado, hombre de acción y estudioso y analista político, el diputado Tocqueville. Diputado entre 1839 y 1849 del distrito normando de Valognes. La edición que a continuación presentaremos está precedida por un autorizado y preciso prólogo del catedrático de Sociología de la Complutense, Ramón Ramos.

La naturaleza híbrida del texto, ni memorias públicas ni diario íntimo, nos permite captar, por una parte, el curso y los acontecimientos más salientes de la Revolución de 1848 y, por otra, conocer el estilo, el talante, las pretensiones y el mensaje político de su autor. Complementan estos Recuerdos un buen puñado de páginas en las que el autor pasa revista y justifica su paso por el gobierno, más concretamente por el ministerio de Asuntos Extranjeros, durante el segundo gobierno republicano de Barrot entre junio y noviembre de 1849 así como un muy cuidado índice onomástico.

El estilo de Tocqueville está muy alejado del de los memorialistas de su época. Escribe de manera sencilla, clara y concisa. Parece más hijo del siglo XX que del siglo XLX. Pesaron más en él la lógica, el análisis muy frio y no pocas veces escorado y justificativo de su modo de proceder y de su propio credo que la defensa de un modelo concreto de república. Con todo, en este libro se postula y justifica la incipiente libertad democrática; muy distinta de las que por entonces defendían la nueva burguesía y los socialistas, comunistas y librepensadores del momento. Frente al estrecho concepto de libertad amarrado desde las instancias del nuevo poder burgués, Tocqueville reclama su universalidad; frente a la libertad exaltada y sin límites de los socialistas, comunistas y revolucionarios, nuestro autor se decanta por su progresividad y sostenibilidad y no por explosión e imperio al precio de su propia existencia.

jueves, 20 de abril de 2017

Francesc Torralba: La revolución ética. Por Lucía Muñoz Moro

Torralba, Francesc: La revolución ética. PPC, Madrid, 2016. 232 páginas. Comentario realIzado por Lucía Muñoz Moro.

No te quedes mirando... En el mundo actual de la sociedad de la información, nos llegan todos los días noticias de desgracias, de tragedias, de situaciones de gran injusticia y estamos acostumbrados a comportarnos como meros espectadores. Nos enteramos, eso sí, de todo lo que pasa, pero, ¿para qué? La mayoría de las veces nos limitamos a una mirada curiosa, pasiva y sin compromiso.

Este libro parte de esta realidad para plantear la necesidad de un comportamiento diferente en las personas, que haga que en el nuevo mundo que está naciendo, palabras como intransigencia, indignación, indiferencia queden desplazadas por conceptos como veracidad, honestidad, justicia, compasión, solidaridad. Para Torralba, el primer paso en positivo es conseguir que todas estas situaciones negativas que suceden cada día nos duelan; que no nos dejen tranquilos, incluso que hagan nacer en nosotros la indignación, pero una indignación que nos ayude a movernos a cambiar las cosas. Pero, ¿estamos dispuestos a cambiar cosas? Porque todo esto depende casi solo de nosotros, de la iniciativa individual.

El libro ayuda a tomar consciencia de que es tarea de todos y cada uno, en todas y cada una de las decisiones cotidianas. Ayuda a desterrar la idea de que nada depende de nosotros y de que no podemos hacer nada, solo encogernos de hombros. Las herramientas para esta transformación son la sensibilidad hacia el otro, la compasión, la sobriedad, ser feliz con menos, la misericordia, en definitiva, la revolución del corazón que nace del amor.

Uno de los ejemplos del amor es la solidaridad, que se opone al individualismo, a la fragmentación social y a la indiferencia. La solidaridad exige el cultivo de la tolerancia pero también de la paciencia, lo que supone ceder con generosidad en favor de otros. Y no solo lo que nos sobra sino también cosas que son importantes para nosotros. Porque debemos ser conscientes, como nos dice el autor, de que todo lo que tenemos es un don recibido, de que nada es nuestro y de que debemos decirles a las generaciones futuras: “Tomad y recibid” parafraseando a san Ignacio de Loyola. Todo esto es lo que Francesc Torralba denomina La revolución ética: cambiemos pues la forma de mirar el mundo. Empieza tú; no seas cobarde; deja que tu corazón te mueva; sé valiente; ¡sé ético!

miércoles, 19 de abril de 2017

Xavier Zubiri: En torno al problema de Dios. Por Sergio Gadea

Zubiri, Xavier: En torno al problema de Dios. Encuentro, Madrid, 2016. 96 páginas. Comentario realizado por Sergio Gadea.

Es la primera vez que este pequeño texto del filósofo español contemporáneo con, quizás, el pensamiento metafísico más sólido realizado en lengua hispana, ve la luz de modo independiente. Concebido y publicado primeramente en la Revista de Occidente en 1935 y ampliado en 1936, el texto mantiene una actualidad indiscutible por los temas tratados y constituye una magnífica introducción al pensamiento zubiriano. De hecho, el problema de Dios, de las religiones, del ateísmo y del cristianismo interesa al autor a lo largo de todo su pensamiento.

El problema de Dios en este texto es analizado desde el horizonte filosófico de la fenomenología de la cual Zubiri es heredero, lejos ya de un intento racional de demostrar la existencia de Dios: el problema de pensar lo divino coincide aquí con el problema que constitutivamente tiene todo hombre al encontrarse existiendo y tener que realizarse como persona viviendo con y entre las cosas, con las demás personas y consigo mismo. Un concepto clave tanto en su filosofía como en esta obra es el de religación, es decir, ese «vínculo ontológico del ser humano» (p. 47) con aquello que fundamenta su vida que si bien obliga al hombre a existir, también religa esa existencia, la ata y la relaciona, con aquello que es fundamento de su ser, esto es, con Dios. La religación es, para Zubiri, el supuesto ontológico de toda religión y de la posibilidad de acceso a la revelación y, a la vez, de un posible ateísmo, por cuanto el individuo puede olvidarse de la religación y vivir el éxito de su vida como si este fuera el único absoluto, afirmando en definitiva que él mismo es Dios. Para el filósofo español sin duda su tiempo fue una época de esta «soberbia de la vida» (p. 81) y de afirmación categórica de la personalidad sobre todo lo demás. Y quizás, de ahí la actualidad del texto, también nuestros días puedan ser entendidos desde este modo de entender la religación.

martes, 18 de abril de 2017

Leandro Sequeiros: El diseño chapucero. Por Jesús Sanjosé del Campo

Sequeiros, Leandro: El diseño chapucero. Darwin, la biología y Dios. Khaf, Zaragoza, 2010. 207 páginas. Comentario realizado por Jesús Sanjosé del Campo.

El incansable publicista Leandro Sequeiros, colaborador habitual de la revista Razón y Fe, ofrece un título nuevo acerca del eterno tema de las relaciones entre la razón y la fe, tema siempre presente a lo largo de la historia del pensamiento, en unas épocas bajo el epígrafe de la compatibilidad filosofía y teología, hoy bajo el de la compatibilidad entre fe y ciencia. Y dado que la ciencia de moda en la actualidad es la biología, el tema se centra en la compatibilidad entre un dios creador de la nada y las corrientes evolucionistas. La ocasión para abordar de nuevo este tema se la da la confluencia de dos acontecimientos: por un lado, el segundo centenario de Darwin y, por otro, la campaña de militancia atea financiada por Dawkins, campaña que ha paseado por nuestras ciudades una serie de anuncios afirmando que dios no existe en los autobuses urbanos. La doble coincidencia da ocasión al profesor Sequeiros, científico y creyente, de dar testimonio de su doble militancia, planteando de nuevo la compatibilidad de ambas, en diálogo con otras teorías negacionistas o simplificadoras.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...